Pronombres personales - Marisol Perales


YO

No me quiero quedar en este sitio
mucho tiempo.
No quiero que me atrape este mar
de palmeras,
este ramo de luz, que me despierta
y me llena de sueños imposibles.
Debo ir a otro lugar, donde el aire no cante,
donde las olas no abracen
con su ritmo de tango enamorado.
Donde el oro macizo de la tarde
no encienda las violetas.
Debo irme de aquí,
debo irme,
debo ir mar adentro.




Necesito tu nombre y tu apellido,
tu ausencia, tus palabras,
tus pequeñas mentiras,
tus preguntas, tus dudas,
tu número de móvil, tu silencio,
tus idas y venidas, tu desorden,
los tiques de tus compras,
el olor a loewe.
El ruido de la puerta cuando llegas.


NOSOTROS

Tal vez esté en la ducha
siempre a las ocho y cuarto,
en el café La Estrella
mezcla, con sacarina
o en el reloj que marca
las nueve menos veinte.
Tal vez en el saludo
del portero impecable,
en el perro que mea
siempre en el mismo árbol,
en la señora gorda
que vende lotería,
o en el chico del bar
de los churros calientes.
Tal vez a la una y media
en la panadería.
Un euro treinta y cinco
las tres barras.
Hoy la rutina ha venido a vernos.
Comerá con nosotros.


ELLAS (las palabras)

A solas con el tiempo
se quedan las palabras
que viven en el día, en la noche, en el agua,
por encima del aire, por debajo del cielo,
en tus labios y en los míos.
A solas con el tiempo
las palabras deshojan el final de una vida
en forma de poema.

Marisol Perales
Pronombres personales (plaquette)
LF Ediciones. Béjar 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario